Andy Warhol: Arte y Religión, ¿una combinación inesperada?

Por Sofía Maduro

 

En las galerías del Grand Palais en París, se percibe la amplitud de la dimensión religiosa de su obra (artística y escrita), una faceta poco conocida de este artista. La religión define su ultimo periodo, que introdujo poco antes de su muerte en 1987, retomando escenas de la Última Cena de Leonardo da Vinci. Se le atribuye por su madre una fe casi primitiva, hecha pública desde los años 60. Warhol conocía los Evangelios plenamente pero nunca encontró en ellos la cultura del sufrimiento: escogió la religión gloriosa y repleta de felicidad, asociándola a la cultura camp, tendencia homosexual de los años 50. Por otro lado, su Factory contaba con una multitud de católicos, y él mismo formaba parte de las iglesias católicas orientales, anteriormente conocidas como uniatas, que dependen de Roma.

Esto sin duda jugó un papel importante en el desarrollo de su obra. Su infancia en Pittsburgh, con inmigrantes de Europa central, fue marcada por la presencia recurrente y la fabricación de íconos religiosos. Warhol fue quien introdujo el termino de ícono para describir a las personalidades públicas, refiriéndose en primer lugar a Marilyn Monroe. No solamente inscribiendo a estos personajes en fondos dorados, sino por la forma en sí del retrato: cara a cara con la imagen de frente del personaje. Retomando las técnicas de la iconografía ortodoxa, que desaparece de las tendencias católicas a partir del Renacimiento, Warhol introduce la producción de íconos modernos en serie.

Warhol se consolida como artista, innovando con la diversificación en las técnicas, pasando de la fotografía a la serigrafía, experimentando con objetos y finalmente pasando a cobrar precios altos para realizar retratos de hombres, mujeres, travestis y objetos. De ahí nacen una cierta resistencia y criticas a su obra, vulgarizada por la relación al dinero que instituyó cobrando 25000 dólares como cifra inamovible por retrato. Warhol introdujo a la fama a muchos personajes, a través de su revista Interview, convencido de que cada quien merece sus “quince minutos de fama” a través de una técnica que aseguraba la omisión de los defectos del retratado.

En medio de la reproducción de exposiciones de Warhol alrededor del mundo, la exposición parisina es la primera creada y producida enteramente en Francia, con una gran variedad de obras y periodos diferentes de este artista. No deja de sorprender la insistencia en el tema religioso, acompañada aquí de las figuras emblemáticas de Nelson Rockefeller y Elvis Presley, al igual que las latas de Campbell – que se encuentran en la tienda del museo, por el sorprendente precio de cinco euros.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

w

Connexion à %s