Ecuador: elecciones 2009

Por Andrea Vallejo

Con la aprobación de la nueva Constitución el 30 de septiembre del 2008, se llamaron a elecciones generales en todo el país para el 26 de abril. La campaña estuvo centrada en la elección del nuevo Presidente, figura esencial para la continuación y determinación del marco de aplicación de esa nueva Constitución. Los candidatos fueron apareciendo de improviso, tratando de hacer oposición al hegemónico: Rafael Correa. Debido al claro apoyo de la población a Correa, los otros 7 candidatos no hicieron más que centrar su campaña en desacreditar lo más posible al mandatario sin crear un verdadero programa político que muestre claramente las orientaciones a ser llevadas para crear el marco de la nueva Constitución. Lo mismo sucedió del lado de Correa que se empeñó en continuar criticando a la oposición y a sus líderes sin que exista un debate centrado sobre los planes para los próximos 4 años de gobierno.

Desde el inicio, se sabía claramente cuáles iban a ser los resultados y la victoria de Correa en primera vuelta con más de 50% del electorado lo demostró claramente. Tal victoria renueva su legitimidad para seguir con su proyecto de reforma del Estado y crea un clima de estabilidad en el país. ¿Pero qué implican estos resultados? Son claramente cuatro años más en el poder lo que permite más fácilmente la creación de una base un poco más solida para la nueva Constitución. Con candidatos de último momento y sin programas claros, los ecuatorianos vieron estas elecciones como el ejercicio de su deber cívico obligatorio una vez más. El acudir a las urnas se ha vuelto ya una costumbre estos últimos dos años – desde abril del 2007 para la convocatoria a Asamblea Constituyente hasta estos últimos comicios, se han organizado 4 elecciones – y el electorado se ha desinteresado progresivamente de esta política.

Después de una década sin estabilidad política – ningún presidente habiendo acabado su mandato – con la proclamación de otra nueva Constitución – la vigésima de la historia del Ecuador – y con un Presidente que propugna la “Revolución ciudadana”, lo que necesitaba el país era un poco de estabilidad. Al menos la renovación del mandato puede ayudar a resguardar la continuidad; sin embargo, no se advierte la tranquilidad total ya que se anuncia un reforzamiento de las medidas para poder lograr llevar a cabo el proyecto del gobierno. Quedan temas fundamentales que deben ser tratados con detalle para el bien del país como es la política económica que se implantará frente a la crisis financiera, o las perspectivas en materia de relaciones internacionales con Colombia. Este nuevo mandato no llevará consigo una evolución más una profundización de las medidas y de la política ya definida, manteniendo al mismo tiempo los mismos roces en la política interna y externa.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

w

Connexion à %s