La primera Cervantes mexicana

“Con el nombre de Elena Poniatowska, el Premio Cervantes honra a los miles de chismosos, indignados, desesperados y denunciantes que le han dicho algo. Ninguna bibliografía contiene en forma tan extensa la sinceridad ajena.”

Juan Villoro, novelista, autor de cuentos, ensayista y periodista mexicano.

Ella sin embargo opina que “el reconocimiento es un ratito”. Elena Poniatowska es la cuarta mujer galardonada con el premio Miguel de Cervantes, la máxima distinción de las letras hispanoamericanas, desde la creación del premio en 1975.

Nacida en París, de origen polaco y ascendencia real (es hija de un sobrino directo de Estanislao Augusto Poniatowski , último rey de Polonia, sobre el cual escribe actualmente una biografía), su familia se trasladó a México en 1942, huyendo de la Segunda Guerra Mundial. En 1954, después de terminar sus estudios en Estados Unidos, comienza su carrera redactando para el periódico Excélsior.

Dicen de ella que posee una empatía característica cuando pregunta, algo así como un ápice de inocencia, dicen que todos se confiesan ante Poniatowska y que el entrevistador se convierte en entrevistado cuando intenta indagar en su pensamiento… A pesar de su “alta cuna”, lo que le gusta es contar cosas, interesarse por los demás y parece fiarse más de la palabra de los otros que de la suya propia. Pregona que no hay que “escribir siempre yo, yo, yo”, lo que no le impide mezclar su propia vida con sus crónicas.

Su obra más emblemática es probablemente La noche de Tlatelolco, un testimonio de la represión contra los estudiantes en octubre de 1968 donde pudo haber hasta cientos de muertos, nadie lo sabe con exactitud. La autora entrevistó a jóvenes militantes, husmeó en las calles… para después escribir lo que vio y escuchó ese otoño.

Su curiosidad es irreprimible, difícil de mantener a raya, como ella misma. Conocida efectivamente además de por su talento literario por su activismo político, Elena Poniatowska es una mujer fuerte, comprometida con lo que cree. Una mujer que a los 81 años todavía acompaña a López Obrador en un mitin contra la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto y que sueña con “ver un presidente mexicano de izquierdas”.

“Para mí es una gracia aparecer como escritora, porque todo lo que yo he hecho lo sustento un poco en el periodismo.” El premio Cervantes de este año es por tanto para una testigo excepcional de la historia reciente de México a la que, según sus propias palabras, todavía le queda muchísimo por contar…

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s