Lo que está pasando en España…

Cuando en febrero de 2010 se aprobó por el Senado español la nueva ley del aborto, se reconoció la libre y total disposición de las mujeres sobre el feto, y se convirtió así en un derecho reglamentado públicamente dentro de unos plazos. Pero el proceso no pasó desapercibido para la opinión pública, al contrario: hizo mucho ruido. Se organizaron grandes manifestaciones y se crearon numerosas asociaciones para defender lo que llaman el derecho a la vida con el objetivo de aprovechar este asunto para desgastar al gobierno y obtener réditos electorales. Ahora, el actual ministro de justicia, Alberto Ruíz Gallardón, quiere sacar adelante una polémica reforma de esa ley del 2010 como prometido durante la campaña electoral.

Sin embargo “les importa un nabo defender la vida” exclamó un diputado en el Parlamento gallego. Claro, la vida de los que todavía no existen, ¿pero qué hay de la vida de las madres que tendrán que recurrir a clínicas y “médicos” clandestinos? ¿Qué hay de la vida de los niños que nacerán malformados, discapacitados graves, con enfermedades incurables? Niños que además, con la crisis económica y los grandes recortes en sanidad y educación, no tendrán acceso a unos cuidados de calidad si sus padres no pueden permitirse recurrir al sector privado. Porque, lo que está claro, es que quienes ya van a las privadas apenas notarán cambios.

Tener derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, nuestra sexualidad y nuestra reproducción es fundamental para cualquier persona. Obligar a una persona a hacer algo contra su voluntad, en este caso a no abortar, constituye la verdadera violación de un derecho. La nueva ley del aborto impulsada por el gobierno español no lo prohíbe, le pone trabas haciendo que muchas mujeres renuncien en el proceso además de modificar los plazos y causas de la actual legislación. La consecuencia principal es la incapacitación legal de la mujer para decidir si es el momento adecuado para ser madre. Una mujer no decide abortar con la misma frivolidad con la que algunos opinan o toman un café. Es una decisión difícil y no exenta de sufrimiento para ella. Cada año se producen en el mundo 46 millones de abortos, 20 de los cuales son inseguros para la mujer (womenslinkworldwide.org); la legislación sobre el tema es de lo más variada: puede considerarse un derecho tanto como un delito castigable, pero no es el estatus del mismo lo que terminará con su práctica.

Si realmente se quisiese disminuir la tasa de abortos habría que dispensar educación sexual y promover el uso de anticonceptivos, algo que es contrario a los dogmas de la iglesia católica, mayoritaria en España, y que tiene una enorme influencia en las políticas del actual gobierno. Precisamente esto demuestra que se trata de una ley puramente ideológica: los efectos prácticos de la misma son mínimos, el número de abortos será el mismo, pero se salva el principio, el ideal, haciendo que el aborto deje de ser un derecho.

Es aquí donde entra también en juego esa doble moral de determinados grupos, que imponen una moral y mantienen una postura pública contraria a su vida privada… No hay que olvidar, además, que el hecho de que se permita abortar, no obliga a hacerlo a aquellas personas que no están de acuerdo.

“¿Cómo puede estar pasando lo que está pasando en España con la ley del aborto?” me han preguntado varias veces desde que volví a Francia. Supongo que puede haber infinidad de respuestas posibles, tantas como opiniones sobre el tema, tantas como personas; pero siempre que tengo esa conversación, al final acabo teniendo la impresión de que mi país está ideológicamente desfasado comparado con el resto de Europa. “Porque esas cosas aquí –‘liberté, égalité, fraternité’- nunca podrían pasar”. ¿O sí?

El pasado domingo, miles de franceses recorrieron las calles de París en una manifestación contra el aborto que congregó a 16 000 personas según la policía, y una de las consignas coreadas con fuerza fue la de « Viva España »…

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s