Que la violencia no sea la regla

En los últimos días han habido referencias a símbolos de la violencia en el campus. No quiero generar conflicto, ni dramatizar sobre el tema. El caso es que las referencias que se hacen utilizando vocabulario de la violencia tal como “ narco” o guerrillero para animar la vida del campus es un hecho que para algunas personas que viene de algunos países de América Latina choca. La verdad, yo vengo de un país donde esas palabras quieren decir mucho, donde hay seis millones de víctimas entre muertos y desplazados como para que esto parezca un juego. Entiendo completamente que esos personajes para muchos sea de ciencia ficción porque no crecieron ni tuvieron un país con un conflicto social y armado. El caso es que esos términos tienen un peso, son sensibles porque tocan la memoria de algunos países de América Latina. Vengo de un país donde por estar callados, y parecernos todo banal es que la violencia se volvió una regla.

Nunca pensamos encontrar en Francia el uso, así sea lúdico, de estos símbolos. No hace falta ser Gramciano para ver que hay una hegemonia cultural que se ejerce, que así empieza todo. Esa banalidad de la violencia se va incrustando en nuestra mentalidad. Se confunde juego con seriedad. Es igual que cuando acá en Europa tanta gente se siente ofendida cuando se habla de tono burlos del nazismo o la Shoah. Al igual que para los europeos esa es un trauma de su historia, en los países de América Latina tenemos otro tipo de trauma en nuestra historia que también ha causado dolor. Reemplacemos ese uso de términos de la violencia por términos que no sean sensibles. Con tantas cosas que hay con las cuales se puede reír, jugar y divertirse ¿porqué a veces es a términos ligados indirectamente con la violencia los que usamos? Esto se explica porque muchas veces es nuestro subconsciente el que nos controla, y nosotros estamos en un mundo invadido por referencias a la violencia en la radio, la televisión y eso determina parte de nuestros actos en la vida cotidiana .

Yo creo que nosotros como gente de Sciences Po, que alguna vez tendremos cargos no está bien que juguemos con esos términos, ni se juegue con el dolor y traumas de algunos pueblos. Muchas veces me dicen hippie por pensar cosas así, que me tomo las cosas muy enserio. Tal vez si sea un idealista, pero yo creo que si estamos aquí en Sciences Po es más allá de entender el modelo ISLM o el artículo 61 de la Constitución Francesa, sino es sobre todo para tener una visión amplia de la sociedad y del mundo, sin dejar de lado nuestros sueños raízes y ideales. Reemplacemos la hegemonia de la violencia, por una hegemonia de la paz. Las sociedades se transforman a través de la cultura el arte, y esto puede ser para bien o para mal. Son las pequeñas cosas las que transforman la sociedad y esto es para bien o para mal. Y, en esta sociedad dominada por la cultura de la violencia es normal que reproduzcamos y imitemos ciertos aspectos de esta, sobre todo cuando esta no nos toca. Por eso no es bueno juzgar a nadie por referirse ingenuamente a la violencia. Solo quisiera que vayamos contra las reglas de la psicología, reemplacemos las referencias de la violencia, por referencias a la paz y llevemos ese mensaje con nosotros el resto de nuestra vida.

Article écrit par: Juan Camilo Macías


 

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

w

Connexion à %s