Sciences-Pistes y la taza de cambio

El semestre de primavera gira en torno a la pregunta del tercer año. Los estudiantes de segundo año esperan con añoranza los resultados. Los de primero, contagiados por esta inquietudempiezan a reflexionar a esta pregunta. Los mas decididos ya tienen claro su destinación. Otros solo la descubrirán días u horas antes de enviar los documentos de aplicación. La decisión es de una gran complejidad y no solo en los ámbitos académico, profesional y personal sino también en el ámbito financiero. Los primeros movimientos financieros y económicos del 2016 han sido alarmantes. Desde finales del 2015 se previa un año con sabor amargo para los países emergentes y en via de desarrollo. El precio del petróleo a la baja, el dólar a la alza, el aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal de los Estados Unidos y el incremento de los precios de la canasta familiar son algunos de los hechos que marcan el inicio del año. Ahora bien, cual es el impacto de la coyuntura actual sobre nuestro presupuesto ? Existen dos caras de la misma moneda.

A finales del semestre pasado, una estudiante se me acerco en la biblioteca (antiguo lugar de estudio y nuevo lugar de sociabilidad) y exaltada me preguntó si había visto lo costoso que estaba el euro con respecto a las monedas latinoamericanas. Esta pregunta no es ajena para ningún latinoamericano. Tomemos como ejemplo el peso colombiano (COP): A principios del 2014 y del 2015, cuando los estudiantes de segundo y primer año estaban obteniendo los resultados de aceptación de Sciences Po, un millón de COP equivalían a 370€ aproximadamente. Ahora, ese mismo millón equivale a 283€. Al ver semejante devaluación, no me extraña la exaltación de mi compañera. Sus padres tienen que enviarle ahora 300’000 COP más (medio salario mínimo) para cubrir con sus gastos mensuales de 370€. Como ella, muchos otros se encuentran en la misma situación. Por un lado, los estudiantes de primer año se verán afectados durante todo el año de una muy probable devaluación de las monedas. Por el contrario, los de segundo año, a excepción de aquellos que se quedan en Europa o van a los Estados Unidos, beneficiaran de tasas de cambio favorables.

En la otra cara de la moneda se encuentran aquellos que reciben dinero en euros. Para los estudiantes de primer año en esta situación, la devaluación no tiene mayor impacto. Todavía es muy temprano para que este factor condicione sus opciones para el tercer año. Mas sin embargo, el momento para analizar la cuestión llegara muy pronto. Los de segundo año en cambio, miran las tazas de cambio y solo esperan ver al euro subiendo. El dia en que los de tercer año obtuvieron sus resultados, un euro equivalía a 3.1 Real Brasileños (BRL). Ahora son 4.4 BRL. Con el costo de vida tan alto en ciudades como Rio de Janeiro, son muchos los que en este momento se regocijan. Quizás no todos pensaron en esto al confirmar su decisión pero mas de uno lo tomó en cuenta. Si la tendencia sigue así, los de segundo año tendrán mas dinero para vivir cómodamente en la destinación asignada y para salir de viaje al descubrimiento de las zonas aledañas. En definitiva, este articulo toma interés en un campus como el nuestro en el que hay 29 nacionalidades y en el que se nos obliga a partir al extranjero durante un año puesto que los flujos de una moneda a otra toman una plaza principal en nuestro cotidiano.

Miguel Angel Vinasco

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s