Cali: azotando baldosa desde los 70

“La salsa no existe, a lo que ahora llaman salsa es lo que he tocado durante muchos años y esto es, mambo, guaracha, cha cha chá, y guaguancó”. -Tito Puente

¿Qué hará que escuchar esa clave de son ritmada por timbales y maracas nos haga vibrar inmediatamente? ¿Qué hará que desde las primeras notas de salsa una especie de corriente sacuda nuestro cuerpo y nos sea imposible quedarnos inmóviles? ¿Qué hará que apenas empiece la letra no tengamos otra opción que cantarla a todo pulmón?

Seguramente hay miles de respuestas acertadas a esas preguntas, pero solo nos atardaremos en una de las tantas. Diría instintivamente que no podríamos ser indiferentes a este ritmo porque somos conscientes que cada vez que lo bailamos contribuimos a perpetuar una tradición, afirmamos nuestro amor por una cultura. La salsa, como muchos otros géneros musicales, forjó la identidad de una región y para ver cómo lo logró tomaremos el ejemplo de Cali, una ciudad donde la salsa transformó las costumbres de sus habitantes.

La salsa empieza a surgir en Nueva York entre los años 1930 y 1940 de la mano de inmigrantes venidos de latinoamérica en especial de Cuba y Puerto Rico que experimentaban con varios géneros como el jazz afrocubano, el mambo, el chachachá… A finales de los años 70 se bautiza este genero “salsa” a efecto comercial y nace la agrupación Fania All Stars que reune los mejores artistas latinoamericanos del momento como Celia Cruz, Hector Lavoe, Rubén Blades, Willie Colón, Richie Ray, Bobby Cruz… Esta agrupación exportó la salsa hasta Japón.

En Cali se crea en 1957 la Feria de Cali, una feria originariamente taurina pero donde la salsa ocupa rápidamente el lugar central. Todo artista salsero de renombre debía participar a esta feria y en 1968 viene Richie Ray con un ritmo un tanto más acelerado de lo normal, un ritmo endiablado que encandila al público. Es entonces cuando un discómano todavía hoy desconocido decide acelerar las canciones en los discos de vinilo y pasar de 33 revoluciones por minuto a 45. Los bailarines asumen el reto de seguir bailando al ritmo de la música, parecen bailar con candela en los pies. Nace así la salsa caleña.

En los años 70 la salsa es con el rock la música de la juventud, de la rebeldía. Los jóvenes se volaban  de la escuela para pasar toda la tarde rompiendo suela en un agua  ‘e lulo, fiestas que se organizaban espontáneamente en casas familiares y donde solo se bailaba salsa y se tomaba lulada (bebida a base de lulo, fruta típica de la región). El género conquista todos los griles y discotecas de la ciudad. No siendo suficiente, se abren nuevas discotecas hasta en Juanchito. Al principio exclusiva de los sectores populares de la ciudad, la Feria de Cali legitimiza la salsa como baile típico de la ciudad generando cohesión social alrededor de él. Este fenómeno está plasmado en las páginas de Qué viva la música! de Andrés Caicedo.

Así como la salsa inunda las calles caleñas, las calles caleñas empiezan a plasmarse en las letras salseras. Desde los años 80, aparecen temas como Cali Pachanguero de Grupo Niche, Oiga Mire Vea de orquesta Guayacan que convierten las calles de la ciudad en lugares emblemáticos procurando un nuevo sentimiento de pertenencia para los habitantes de la “Sucursal del Cielo”.

Hoy, la industria cultural de Cali se produce alrededor de la salsa. No es raro que las nuevas plazas de la ciudad porten nombres de importantes artistas del género como la plaza Jairo Varela. Dos espectáculos a la manera del Cirque du Soleil atraen turistas del mundo entero, ellos son Ensalsate y Delirio. Durante todo el año funcionan aproximadamente 110 escuelas de salsa, sus bailarines representan el estilo caleño en los mundiales de salsa y en diciembre desfilan en el salsódromo de la Feria de Cali. En septiembre, la ciudad organiza el Festival Mundial de Salsa que ya prepara su 13ª edición.

Entonces sí, al caleño le gusta azotar baldosa y afortunados son los que desde pequeños lo hacen y logran que sus pies desaparezcan por la velocidad tal a la que bailan.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

w

Connexion à %s